5.1.11

Capitulo 6. Parte 2.


Aunque nos habíamos parado cerca de mi casa, comenzamos a caminar avenida abajo para llegar a la suya. Seguíamos hablando sobre los exámenes que tendríamos en el próximo mes, aunque yo seguía algo nerviosa por su proposición. Nos paramos frente a una casa de dos plantas, con un pequeño porche en la entrada, blanca, y con tejado anaranjado, aunque ahora se viera todo en tonos oscuros por la fría noche. Nunca le había preguntado si vivía solo, compartiendo piso o con su familia, no me había parado a preguntárselo, hasta que lo vi sacando las llaves.
-Oye Laurent… ¿Vives solo?
-Ahora lo verás.
Le dio dos vueltas a la llave y abrió la puerta. Todo estaba en silencio y a oscuras, al fondo se veía parpadear una luz roja, seguramente algún mensaje en el teléfono, pero nada más. La estancia se iluminó y pude ver parte del salón al fondo; un sofá, dos sillones a cada lado, una televisión de plasma, plantas, y todo perfectamente limpio. Le miré, él ya me estaba mirando.
-¿Te gusta?- me preguntó con una amplia sonrisa. Yo aún seguía atónita.
-Tú no estás de alquiler, ¿verdad?
Soltó una pequeña risotada y caminó hacia el salón dejando las llaves en un pequeño cuenco de la entrada. Le seguí mientras miraba cada recoveco de aquella casa. La cocina era de estilo americano, justamente al lado del salón, no le faltaba de nada, las escaleras hacia la segunda planta estaban al otro lado de la sala. Se sentó en el sofá y echó su cabeza hacia atrás.
-Me encanta volver a casa.-dijo con felicidad. A mi no me extrañaba, ¿a quien nole gustaría volver con aquella casa?
-Vaya…-suspiré.-¿Se puede saber… que haces tú con una casa así?
-Lógicamente no es mía, sino de mis padres.-rió.- Podría decirse que… antes vivíamos aquí…
-¿Antes?
-Mis padres no han vuelto a pisar esta casa desde hace años, ahora viven en Londres, ya sabes, cosas del trabajo. A mi me gustaba este pueblo, quería estudiar aquí, y bueno, me dejaron nuestra propia casa como “residencia”.
Yo seguía sorprendida por todo aquello. Siempre me había imaginado que viviría en un pequeño apartamento como el mío. Me senté dejando un asiento entre nosotros, entonces él se levantó con efusividad.
-Bueno, supongo que querrás cenar, ¿no?
-Claro…- dije siguiéndolo con la mirada.
Fue hacia la cocina. Me giré en el sofá para seguir mirándolo.
-¿Cuánto hace que no ves a tus padres?-le pregunté.
-Pues…-se quedó pensando mientras sacaba una olla de la despensa.- Desde verano creo… Pero vamos, nunca he tenido mucho trato con ellos, así que, como si no los viera desde hace años, que yo estoy igual.
-Oh…-musité.
Me levanté y fui hacia la cocina, apoyándome en el marco de la entrada. Cuando se volvió, se me quedó mirando, parado, con la bolsa de espaguetis en la mano. Yo volví a acordarme de la última vez que estuvimos a solas y una especie de cosquilleo me recorrió la espalda. Miré hacia otro lado, y él volvió con sus espaguetis. Quería quitarme cualquier escena de la cabeza, no pensar en lo que había pasado o podía pasar. ¿En qué estaría pensando él?

2 comentarios:

  1. waaa quiero mas!
    esa pregunta deja mas tension que el tipico "to be continued" de los dibujos ¬o¬

    ResponderEliminar