8.1.11

Capítulo 6. Parte 3.

Para cuando me di cuenta, el agua ya había comenzado a hervir y él ya estaba guardando la pasta.
-Pues ya esta, ¡a esperar!- abrió la despensa.-¿Qué quieres tomar?
-Mmmm… pues no sé… lo que vayas a tomar tú…
-Perfecto, pues algo de ron no vendría nada mal.
Quince minutos después estábamos sentados en la mesa con los espaguetis bañados en salsa de tomate. No hablamos mucho durante aquella cena, hasta que nos sentamos en el sofá. Laurent había cogido la botella del frigorífico, comenzó a servir de aquella bebida hasta la mitad del vaso
Miré el reloj. Eran las once y media de la noche, había perdido al noción del tiempo por unos minutos. Era el cuarto vaso de ron que llevábamos, y aunque él parecía estar perfectamente, yo comenzaba a sentirme algo mareada…
-Así que mañana viene tu prima…
-Pues si, tengo que ir por la mañana a recogerla a la parada de autobuses.
-Si quieres puedo acompañarte, me gustaría conocerla.-No dejaba de mirarme.
-Bueno, si quieres podemos quedar un día de este fin de semana, pero la verdad es que me gustaría ir a recibirla sola.
-Ah, claro, como quieras.-me sonrió.
Nos quedamos en silencio varios segundos.
-¿Quieres que te enseñe la planta de arriba?
Pensé mi respuesta, y volví a pensarla de nuevo. Claro que quería ver la planta de arriba, pero había algo que me ponía nerviosa. De todas formas, dije que si.
Nos levantamos, y aunque me mareé al hacerlo pude seguirlo sin ningún problema. Subimos las escaleras para entrar en un largo pasillo con cuatro habitaciones, como él me dijo eran el cuarto de sus padres, el suyo, un baño y el lavadero. Le seguí hacia su habitación, a diferencia de toda la casa, estaba algo desordenada; ropa sobre la silla del escritorio, apuntes desperdigados sobre la mesa… “Menos mal, ya empezaba a pensar que no era normal…” Cuando entré en su habitación él cerró la puerta a mi espalda haciéndome girar para mirarle. Es su rostro se dibujaba una sonrisa algo traviesa.
-¿Te ha gustado la cena?-me susurró tomándome de la cintura y acercándome a él.
Volví a fijarme en sus labios, y en lo cerca que los tenía ahora. Ya empezaba a ponerme nerviosa, aunque no hice nada para tranquilizarme.
-S-Sí…
Aquello fue lo último que dije aquella noche. Me miró tan intensamente con aquellos ojos verde-miel que mi imaginación voló. Y más cuando lo vi acercarse a mí y sentir el roce de sus labios, algo retraídos al principio, pero apasionados a medida que seguían besándome. Sentí su otra mano tras mi nuca aprisionándome aun más contra él. Caminamos torpemente hacia su cama, yo aún no me creía lo que estaba haciendo, pero no quería parar,¿sería cosa del alcohol o del día de hoy? Él cayó primero, y seguidamente yo sobre él. Me senté sobre su regazo, frente a frente, saboreando el sabor de sus labios casi con ansia. Me hizo girar, cayendo sobre la cama. Se puso sobre mí, y con algo de dificultad intentó quitarse la camisa. Se quejó un poco al sentir mis frías manos sobre su torso, pero luego siguió como si nada hubiera pasado. No sabía que hacer en cuanto a mi ropa, ¿tendría que quitármela para hacerle compañía’ Y si lo hiciera, ¿hasta dónde podría seguir aquello? Paró de besarme y me miró algo extasiado. Yo aproveche para inspirar profundamente.
-Dejémoslo aquí.-sus palabras sonaron firmes.
No sabía si sentirme aliviada o insatisfecha. También algo avergonzada ahora que me daba cuenta de la situación en que nos encontrábamos; en la cama, con él tumbado entre mis piernas, y sin camisa. “Oh, Dios…” Me incorporé de la cama cuando se tumbó a mi lado. Sentí el calor de su mano en mi brazo haciéndome parar.
-No te vayas.-parecía suplicante.
¿Cómo no iba a irme? ¿Qué era lo que pretendía ahora?
-Tendría que irme, ¿no crees?
-Adeline…Quédate esta noche.
¿Qué me quedara? Si fuéramos primos, pues mira, no vería problema, pero… ¿después de lo que acababa de pasar? ¿Después de que me dijera que parásemos? Ahora era yo la que estaba confusa con lo que quería Laurent. Se acercó de nuevo a mí, y acarició mis labios con la yema de su pulgar, “quédate…” susurró antes de volver a besarme, haciéndome caer en un laberinto sin salida.

2 comentarios:

  1. Ohh!! Qué molongoo!! Mola tía, sigue!!

    ResponderEliminar
  2. Me he bebido los 9 caps seguidos... No se porque pensaste que no me gustaria (?) XD. Me encanta como Adeline se asemeja a ti en algunas cosas, y algunas situaciones con Laurent sobre todo, me recuerda como a, claro, eres tu la que esta escribiendo, se nota XD. Mola mucho en serio =P, Keep on doing... aqui tienes un seguidor mas.
    <3

    ResponderEliminar