2.1.11

Capítulo 6. Parte 1.

Faltaba un día para el fin de semana, para Niní, y para las vacaciones de Navidad. Había hecho cuanto había podido durante la semana para mantener el ritmo de la carrera, lo que me había supuesto varias horas de sueño expuestas a estudio y trabajos. Aunque la llegada de Niní fuera importante, podría decirse que mi día especial fue cuando terminó la última clase del viernes y pude ir a casa. Había tenido varias prácticas lo que había hecho que me quedara hasta las ocho de la tarde, el cielo ya no tenía ni un ápice de luz, ni siquiera estrellas podían verse por el cielo nublado.

Laurent me esperaba en la puerta de nuestra clase como de costumbre; ahora que volvíamos a dirigirnos la palabra. Me contaba como había pasado las noches por culpa de la universidad, no muy diferentes a las mías. Cogimos el autobús en medio de toda aquella oscuridad del campus, ya que justamente se habían fundido todas las farolas de la parada.
-Por fin…-suspiró dejándose caer sobre en asiento del bus..
-No sé si alegrarme o temer las vacaciones…
-¿Exámenes?
-Exacto. Exámenes. Seguro que cuando me de cuenta ya es año nuevo… y claro, después vienen los condenados…
-Vamos, no te agobies todavía, aún quedan tres semanas, puedes hacer de todo.-sonrió, pero aquello no valió para tranquilizarme.
Puse mi mochila sobre mis piernas mientras él miraba por la ventana. Nos quedamos en silencio, mientras de fondo se escuchaban las conversaciones de los demás pasajeros. Eché mi cabeza hacia atrás, y le miré de reojo. Tenía la mirada fija en la oscuridad del paisaje, sujetando su cabeza con una sola mano y la frente a escasos centímetros del frío cristal. Desvié mi mirada un poco más abajo, sin poder evitar fijarme en sus labios; parecían tan… carnosos, suaves… apetecibles. Miré al frente rápidamente al ver que se giraba de nuevo a mirarme.
-¿Qué te pasa?-preguntó con un tono preocupado.
-¿Qué?
Había querido sonar ingenua. ¿Acaso se me notaba lo nerviosa que estaba? Había recordado aquella noche a la puerta de mi apartamento. Aunque en aquel momento me hubiera resistido, ahora era Laurent quien, sin motivo aparente, despertaba algo en mí.
-Te noto… rara.-parecía algo confuso.
-No, tranquilo, estoy perfectamente.-sonreí intentando esconder mi nerviosismo.
-Como digas…
Volvió a girarse para mirar por la ventana. Faltaría poco para llegar. Inspiré profundamente y dejé salir el aire lentamente. Levanté la mirada hacia el pasillo, quería distraerme con algo. Me sorprendió encontrarme a una chica de los primeros asientos mirando hacia mi lugar y desviando rápidamente la mirada cuando se encontró con la mía. No la conocía, o eso creía.
-Adeline…
Me giré para mirar a Laurent, él seguía mirando por la ventana.
-Dime.
-¿Te apetecería…-se quedó callado unos segundos- …tomar algo en mi casa?
Me dejó de piedra. ¿Por qué hoy? ¿Por qué precisamente hoy? Justo el día en que me había fijado en él. ¿Acaso podía saber lo que pensaba? Creo que miré hacia todos los lados buscando una respuesta antes de que se volviera a mirarme.
-Si no quieres, no pasa nada, lo entiendo, ¿quién iba a irse con el chico acosador?-sonrió, aunque noté que realmente podría pensarlo así.
-No es que no quiera…-Me quedé callada unos segundos.- De hecho, me gustaría tomar algo, y qué mejor que en compañía, ¿no?

2 comentarios:

  1. Esta muy bien, me gusta, a ver si se decide....FELIZ AÑOO!! besos!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta :) Estoy deseando leer el siguiente!!
    Escribes MUUY BIEN ^^

    ResponderEliminar